Saltar al contenido

Cuenca

panoramica de cuenca

Cuenca es una ciudad y provincia española, que se encuentra en la comunidad autónoma de Castilla La Mancha. Cuenca limita al norte con la ciudad de Guadalajara, al noreste con Teruel, al este con la ciudad de Valencia, al sur limita con Albacete y al oeste con Toledo, Ciudad Real y Madrid. Esta ciudad cuenta con una población de 203.841 habitantes para el año 2015 empadronados, catalogada como la ciudad menos poblada entre toda la comunidad Autónoma, con 238 municipios.

Lugares para visitar en Cuenca

  • Barrio del Castillo:

Una de las mejores opciones por la cual debes optar estando en Cuenca, es visitar la ciudad y pasar por el Barrio del Castillo, de esta manera podrás disfrutar de los paisajes que muestra la hoz del Río Huécar y disfrutar de las ruinas de la alcazaba.

  • Barrio de San Pedro:

Exactamente al lado, encontrarás este maravilloso barrio de origen musulmán el cual aloja el convento de las Carmelitas Descalzas del siglo XVII, como la iglesia de San Pedro o el convento antiguo de las Angélicas, el cual se cuenta junto a la iglesia de San Nicolás de Bari.

  • La Catedral de Cuenca:

Ubicada en la hermosa Plaza Mayor, lo que para muchos es la joya de la ciudad de Cuenca, la Catedral de Santa María y San Julián, se tornó muy exótica para las tierras castellanas en el momento de su construcción para el año 1.196, convirtiéndose en la primera catedral gótica de Castilla en conjunto con la de Ávila y con relevantes influencias anglo – normandas.

catedral de cuenca

Historia de Cuenca

Debido a los restos arqueológicos que han hallado en dicha ciudad, se sabe que los más antiguos que poblaron Cuenca, ya se encontraban en la zona en la época del Neolítico. Además, relevantes historiadores romanos como el caso de Plinio o Ptolomeo, ya comentaban sobre sus habitantes, recalcando de ellos su crueldad en la batalla y su hospitalidad en otros casos.

Incluso, aportan una información muy importante y curiosa la cual revela que tenían la extraña costumbre de bañarse y lavarse la cara con orines, siendo esta una forma habitual de asearse para ellos en esos tiempos.

Sin embargo, la historia realmente de la ciudad como tal, comienza con la llegada de los Árabes, quienes construyeron la fortaleza de Qunka. La cual paso a ser conquistada más tarde por Alfonso VII en el año 1.177, convirtiéndola en una ciudad cristiana. A raíz de ese momento la ciudad se vio envuelta en diferentes rebeliones, empezando por la de los comuneros posicionados en contra de la política fiscal del Emperador Carlos V, en el año 1847 contra los carlistas, aunque le sirvió muy poco debido a que fueron derrotados incluso durante su propia dictadura franquista.